ARTÍCULOS
Criterios para la elección del sistema de juego.
 
Fecha:
23.12.2004
Artículo de: Tactica

 

 

 

 

 

CRITERIOS PARA LA ELECCIÓN DEL SISTEMA DE JUEGO

 

 

 

El sistema de juego es el armazón donde se cimientan las acciones básicas del juego colectivo. Si se comprende que, en dicho juego colectivo, la mayor eficacia va a depender de la constancia en la ejecución de las acciones favorables para el equipo tanto en defensa como en ataque, de un perfecto conocimiento de ellas por parte de los jugadores, se entenderá que el sistema como estructura base para el desarrollo de dichas naciones, debe ser lo más estable posible, por lo que su elección deben realizarse concienzudamente y no a la ligera o improvisándolo cada partido.

 

En base a ello el entrenador analizará:

1.             Características físicas, técnicas, psicológicas y tácticas propias.

2.             Características de los demás equipos de la categoría.

3.             Objetivos del club.

4.             Tipo de juego ofensivo-defensivo a emplear.

5.             Criterios de sus jugadores respecto a ello.

6.             Infraestructura de juego (desde los propios y ajenos).

7.             Factores de flexibilidad y dinamismo.

8.             Posibilidad de utilizar variantes de cualquier signo.

 

ESQUEMA DE JUEGO

 

Un equipo de fútbol afronta las distintas competiciones de una temporada con una estructura de juego (sistema) lo más estable posible, a lo largo de toda ella, para lograr una mayor conjunción y eficacia en el desarrollo de todas las naciones a realizar.

Sin embargo, las competiciones demuestran que cada partido es diferente del anterior y del que sigue, porque varios y diferentes son los factores que se dan en cada uno de ellos. Por ello, cada partido requiere de un análisis particular que aporte al sistema todos los matices necesarios para afrontar dicho partido en las mejores condiciones de éxito, evitando al máximo los desconciertos e incertidumbres.

Se denomina esquema de juego a la aplicación práctica de un sistema en un partido concreto.

 

 

 ANÁLISIS PREVIO DE UN PARTIDO PARA LA ELABORACIÓN DEL ESQUEMA

 

Para cualquier entrenador, el análisis de un partido determinado, para la elaboración del esquema de juego, pasa por el análisis particular de los componentes del mismo, los cuales pueden agruparse en tres apartados:

1.             El partido en sí mismo.

2.             El equipo contrario.

3.             El propio equipo.

En el primer apartado del partido en sí, cabe tener presente para su análisis los siguientes puntos:

·                El terreno de juego. Si es el propio o ajeno. Su estado, dimensiones.

·                La climatología. Aire, lluvia, nieve, sol, temperatura, etc..

·                Tipo de competición. Si es de liga, de copa, amistoso, etc.

·                Situación ambiental que le rodea en lo social-deportivo.

·                Árbitro y asistentes. Personalidad, características, etc.

·                Horario del partido. Si es por la mañana, tarde o noche.

En el apartado del equipo contrario y el propio equipo es necesario:

·                Conocer sus características físicas generales y particulares en los elementos más importantes, fundamentalmente en cuanto a resistencia, velocidad, potencia física, edades; así como su estado en ese momento.

·                Conocer sus características psicológicas, tales como madurez, confianza, seguridad en sí mismos, relación ante la adversidad o el éxito, deportividad, valentía, agresividad, violencia, etc.

·                Sus características técnicas, vistas por líneas e individuos, determinando, la técnica colectiva global y peculiaridades de las individuales más importantes.

·                Conocer sus características tácticas, en cuanto a su juego defensivo y ofensivo, así como sistema que emplean.

Otros aspectos a analizar además del estado actual de todo lo anterior, son sus alineaciones habituales, cambios, sanciones, relaciones sociales entre ellos, relaciones con sus directivos, con sus socios y aficionados, en definitiva todo lo que de una forma directa o indirecta acepte en mayor o menor medida al rendimiento individual y colectivo del contrario.

 

 

ELABORACIÓN Y PRACTICA DEL ESQUEMA

 

Una vez analizado todo lo anterior, el entrenador debe diseñar un planteamiento o esquema a seguir para afrontar el partido. Si no de una forma definitiva, puesto que durante la semana puede darse novedades que incidan en el, si al menos en lo fundamental para ir trabajando en las sesiones de entrenamiento, completándolo con las aportaciones siempre valiosa de los jugadores. Este aspecto es fundamental a la hora de hacer participar al jugador, pues es muy importante elaborar una gran mentalización y motivación de cara al partido.

 

Trazado ya el esquema seguir, es necesario planificar su desarrollo y practicar durante los entrenamientos de la semana, buscando en cada sesión trabajar algo de lo propuesto y dejar los puntos más importantes para los momentos más cercanos al partido con el fin de tenerlos más frescos en la memoria.

 

Otro factor a tener en cuenta en la elaboración y puesta en marcha del esquema es la previsión de cambios por causa de lesiones, expulsiones, u otras causas que se produzcan durante el partido o simplemente para intentar su control.

 

Por último y para que el entrenador no funcione salto de mata, se aconseja tenga un método de elaboración de esquemas que pasaría por:

·                Análisis del último partido jugado por ambos equipos y sus conclusiones.

·                Revisión del archivo de la competición, con sus calendarios partidos observados, alineaciones, etc.

·                Charla con sus jugadores para diseño y programación de su práctica.

 

 

ORGANIZACIÓN DE LAS ACCIONES OFENSIVAS

 

Determinado sistema de juego a emplear, el siguiente paso para organizar el juego colectivo es organizar las acciones ofensivas dentro del esquema.

Para ello, lo más importantes es definir qué tipo de ataques se van a realizar preferentemente y en qué casos se aconseja darle variedad a esa utilización:

 

 

 

1.             SI SE EMPLEA ATAQUE ORGANIZADO CANALIZADO EN JUGADA, el primer punto es el diseño de la jugada y sus alternativas, determinando sus fases de inicio, canalización y finalización; así como, la forma de posición base, de evolucionar y la elección de los hombres más idóneos para cada caso. Muy importante en este sentido es determinar la colocación de los hombres punta en el sentido de abiertos, cerrados, escalonados, cercanos al área o al centro del campo, etc., así como determinar las zonas de finalización, las posiciones de remate y de rechace.

2.             SI SE EMPLEA ATAQUE ORGANIZADO BUSCANDO RECHACE, lo más importante es determinar el punto más idóneo de origen, de envío y de llegada de balón. En el origen, como realizar las ayudas permanentes para que el envío se efectúe con las mejores posibilidades y por los jugadores más idóneos. En la llegada, colocar un buen escalonamiento de corta y larga en los puntas y una buenas zonas en semicírculo de rechace.

3.             SI SE EMPLEA ATAQUE INDIVIDUALIZADO, lo más importante es adoptar posiciones que faciliten continuamente los apoyos y la superioridades numérica con numerosas triangulaciones, orientando el juego allí por donde la calidad técnico-táctica es mayor en el propio equipo. Como matices esquemáticos más interesantes hay que destacar que si el rival utiliza marcajes en zona, la mejor forma de combatirla es utilizando acciones ofensivas de ataque en la que los principios de superioridad numérica en las bandas, así como, paredes, cruces, búsqueda de espacios libres a la espalda de los últimos defensores, cambió de orientación y temporizaciones para no precipitar el juego. Si el rival utiliza marcaje mixto o combinado al hombre-mixto, se le combatirá preferentemente aplicando acciones de ataque con principios de creación de espacios libres y cambios de orientación prioritariamente.

La estrategia ofensiva extrae, de su plan estratégico general, aquellas jugadas que por el esquema a emplear, más positivas resulte.

 

 

ORGANIZACIÓN DE LAS ACCIONES DEFENSIVAS.

 

Una vez definido todo lo anterior, para organizar las acciones defensivas es necesario tener presente:

·                Características de nuestro juego de ataque. Es evidente que si nuestro juego va orientado a un ataque buscando rechace, cualquier estilo de marcaje es correcto, pero si pretendemos un juego canalizado o individualizado, fundamentalmente el primero, necesitaremos un marcajes zona pues de lo contrario estaremos grabando negativamente dicha acción por pérdida de posiciones en posibles arrastres de los contrarios.

·                Una vez definido el estilo de marcaje colectivo a emplear es importante definir qué ocupación del terreno de juego se va efectuar. Si va ser en repliegue, normal o intensivo, prestando atenciones vitales a las zonas defensivas o si se hará en despliegue presionando al jugador con balón y a los hombres de mayor peso específico que lo puedan recibir.

·                Adaptarse esquemáticamente al encuentro concreto con uso de variantes, sabiendo generalmente que si el  juego ofensivo del rival se basa en acciones de ataque con búsqueda despacio libres, cambios de orientación, la mejor forma de neutralizarlo es con marcajes zonales o combinados zona-mixto.

·                Si su juego ofensivo busca mucho la superioridad numérica, paredes, acciones individuales se debe neutralizar con repliegues, marcajes ya sea en zona o mixtos presionante y con buenas coberturas.

·                Si un equipo realiza juego de ataque buscando rechace la mejor forma de neutralizarle es marcar en zona buscando presión en puestos de origen del envío, con acciones de fuera de juego, así como de superioridad numérica y coberturas en zona de rechace.

 

Referencias a Ejercicios:

No hay ninguna Referencia para este artículo
Observaciones: -
Autor: José Sanchez Mota Pais: España